diferencias-hipotecas-fijas-o-variables

Diferencias entre hipotecas a tipo fijo o variable, ¿Cuál contratar?

Diferencias entre hipotecas a tipo fijo o variable, ¿Cuál contratar?

En los últimos tiempos se habla constantemente del repunte de las hipotecas a tipo fijo, e incluso, aparecen con más fuerzas las hipotecas mixtas, en detrimento de las hipotecas a tipo de interés variable, por lo que surgen claras dudas de cuales contratar, pues antes eran productos que no se ofrecían al consumidor, siendo casi todas las hipotecas de tipo variable con matices como su contratación en divisas como yenes, francos suizos etc.
Las hipotecas a tipo fijo han ganado atractivo en los últimos tiempos, esto es debido a que algunos de sus puntos débiles como el plazo, el tipo de interés a ofertar, porcentaje de tasación, han variado sustancialmente haciéndolas más atractivas e interesantes.
Un punto tradicionalmente negativo de estas hipotecas era el plazo al que se ofrecían, pues si bien las variables llegaban a ofertarse a plazos superiores a los 30 años, las de tipo fijo estaban limitadas a un máximo de 15 años. En la actualidad, han llegado incluso a igualarse pues hay entidades que las ofertan a 30 años, tiempo más que suficiente para pagar una hipoteca. Si necesitamos más de 30 años para amortizar un préstamo, tal vez deberíamos plantearnos si el inmueble que estamos comprando e hipotecando, no es excesivo para nuestra capacidad económica.

Otro hándicap tradicional de este tipo de créditos era el tipo de interés, que hasta hace unos pocos años, nunca había bajado de tipos de referencia del 6,5 al 7,5% en la mayoría de las entidades que las ofrecían. Últimamente ha sido posible encontrarlas en determinadas campañas de venta hasta el 1,95%, tipos de interés inferiores al 2%, en plazos superiores a 20 años. Algo impensable en préstamos de este tipo hasta hace poco tiempo. Si miramos atrás, en los años más duros del Euribor previos a la crisis, este nunca llego a alcanzar el 6% con diferenciales del Euribor menores a los comercializados hoy en día, por lo que eran préstamos muy poco atractivos. Una hipoteca variable siempre era más barata, incluso en los peores momentos.
Hoy en día, el tipo fijo es muy atractivo, el tipo de interés es muy pequeño, y aunque el Euribor esta en negativo y es mucho más barato, las seguridad de un tipo tan bajo a tan largo plazo, es algo a tener en cuenta. Una subida de 3 o 4 puntos del Euribor, llevo hace no muchos años a que muchos prestatarios vieran duplicada su cuota hipotecaria, con los problemas de pago que vinieron aparejados a dichas subidas hace unos años.
Existen entidades que para asegurar el pago, y como buena práctica debido al desconocimiento financiero del consumidor en general, además de desterrar productos como la hipoteca en multidivisas, solo están comercializando hipotecas a tipo fijo, como el caso de LA CAIXA, u ofreciéndolas siempre como primera opción, caso del BANCO SABADELL.

Si tengo una hipoteca a tipo fijo, ¿puedo cambiarla? ¿ Y al revés?
Si tenemos una hipoteca de cualquier tipo, siempre podemos cambiarla a cualquier opción, siempre que la entidad lo acepte, mediante la novación de condiciones, la cual suele ser una opción no muy costosa. El cambio dependerá de la oferta de productos de nuestra entidad en el momento del cambio y de su política de riesgos, del plazo al que se pueda contratar el nuevo producto, de la cuota resultante en el cambio, y de nuestra situación financiera en el momento del cambio.
Debemos tener en cuenta, que nuestra entidad, contrariamente a lo que muchas veces pensamos, mirara primero por sus intereses antes que por los nuestros. Si ese cambio les perjudica en cuanto a pagar menos intereses, productos a contratar..etc, y estamos pagando de forma correcta nuestras obligaciones, es muy posible no acepten la petición de cambio. En este caso tendremos que subrogar el producto a otra entidad y novar seguidamente las condiciones, por lo que sería algo más caro, al producirse dos acciones en vez de una.

¿Tiene algún inconveniente las de tipo fijo con respecto a las de interés variable?

En muchos casos pagaremos más que en las de interés variable, pero tendremos seguridad de pago. Es un concepto que también hay que valorar.
El mayor inconveniente, suele ser en caso de amortizaciones anticipadas, pues suelen poner cláusulas que doblan los costes de amortización anticipada, escudándose en costes bancarios durante el periodo fijo, que en algunas entidades pueden llegar a ser hasta de un 5%.
Estas comisiones aunque son cargadas al cliente, suelen ser recuperables mediante reclamaciones como comisiones abusivas, o demandas judiciales, pues a todas luces, una comisión del 5% sobre una amortización anticipada, es bajo cualquier criterio, un completo abuso al cliente.

¿Y las hipotecas mixtas? ¿Son recomendables?

La verdad, es que no hay ninguna hipoteca que podamos afirmar que es la más recomendable. Cada opción dependerá del cliente en particular, del periodo del tiempo en que nos encontremos y de las campañas realizadas por las entidades, del tiempo amortizarla, y de si vamos a realizar amortizaciones anticipadas .Las hipotecas mixtas son hipotecas con un tipo de enganche muy atractivo en periodos iniciales nunca superiores a 10 años, y que posteriormente, tienen diferenciales no tan atractivos, mayores que un diferencial normal en una hipoteca variable. Lo que nos ahorramos en un primer momento lo podemos pagar a posteriori y no anulamos la incertidumbre una vez pasado el medio plazo, que es donde suele aparecer.
Lo mejor es pensar bien si queremos correr riesgos o no, que tipo de riesgo financiero preferimos y elegir nuestro producto hipotecario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>